ARTE Y COMPROMISO SOCIAL: Una exposición sobre el drama humanitario del Siglo XXI

El viernes 5 ha tenido lugar en Espacio Pozas 14 la inauguración de la exposición organizada por el Círculo de Pintores Solidarios, bajo el título Refugiados. Alfredo Rodríguez García, uno de los fundadores de este Círculo, se erige en portavoz de este colectivo joven que nació como Fundación hace menos de dos años y que, gracias a su difusión a través de las redes sociales, aglutina a casi noventa miembros, profesionales de distintas ramas, entre los que hay profesores y titulados en Bellas Artes, pero también otros que no los son.

A  todos les une su pasión por la pintura y su sentido de la solidaridad, lo que les ha llevado a  montar esta exposición como denuncia de lo que consideran principal drama del siglo XXI,  y como una llamada a la concienciación social.. contribuyendo a dar visibilidad al problema de los refugiados, con el objetivo de encontrar nuevos canales de ayuda, que permitan devolver a estas personas su bienestar y dignidad.

Y es que vivir de la pintura hoy en día es un sueño, pero los sueños a veces se hacen realidad y este comercial del sector de automoción, hoy jubilado, junto con otros dos amigos un día deciden poner en marcha su idea. Crean la página web, y empiezan a dar forma a los proyectos, que van desde crear un centro de arte que albergue una exposición permanente donde se den conferencias y clases magistrales, a crear una escuela de pintura para niños y jóvenes.  La idea subyacente es que el arte puede y debe contribuir a mejorar el entorno social. En esta línea surge la posibilidad de organizar dos talleres en centros penitenciarios. Participan  también los primeros meses de este 2017 en una exposición montada por la Universidad de Alcalá, con motivo del  cuarto centenario de la muerte de Cervantes y, se ponen al habla con Cruz Roja;  fruto de esta conversación es la organización de esta exposición, en la que participan unos 40 pintores, itinerante, porque se proponen darle continuidad por las distintas sedes en España, y la firma de un acuerdo por el cual un 10% de los beneficios logrado por la venta de cuadros se destinan a un proyecto de Cruz Roja.

Y la ilusión sigue ahí..el proyecto, en el que prima lo filantrópico sobre lo económico y en el que participa mucho autodidacta, pretende compartir el conocimiento haciendo participe a más gente de este capacidad.