EXPO: Sin perder las formas con Miguel de María

MIGUEL DE MARÍA, LA ALEGRÍA DE VIVIR

Su pintura es alegre, equilibrada, cálida, ordenada y armónica. Combina lo viejo y lo nuevo, los nuevos materiales y aquellos reciclados a los que da una nueva vida realmente pero eso ya ha quedado atrás, necesita avanzar, enfrentarse a nuevos retos, sin importarle los comentarios de sus admiradores que no siempre entienden su abordaje de nuevos estilos. Atrás quedaron los años en los que la publicidad llenaba sus horas, a pesar de que este gusto por pintar le viene de muy atrás y si antes suspiraba deseando que llegara el fin de semana para poder evadirse pintando ahora efectivamente la pintura es la pasión de su vida y la ha acometido con el mismo entusiasmo que antes ha dedicado a su agencia de publicidad. Con motivo de celebrar el mes del reciclaje, Miguel se ha decidido a presentar una selección de sus cuadros que son una muestra del reciclaje en el arte.

¿Siempre has utilizado estos materiales de reciclado en tus cuadros?

“No, yo empecé con los collages haciendo unos cuadros con una concepción arquitectónica, muy esculturales con ventanas, con rejas, con efectos dramáticos. En esta etapa actual utilizo más las telas, que me permiten conseguir volúmenes, porque he evolucionado hacia una pintura geométrica”.

Reconoce que su pintura, muy colorista, refleja muy bien el momento vital en el que se encuentra: “soy feliz”, reconoce sin ambages. No se plantea la consecución de metas concretas, su objetivo es que la gente conozca sus obras y que su obra salga al exterior. “Nunca he dejado de vender un cuadro por el precio”. Contactar con gente y ser feliz pintando es su único objetivo.

Es persona familiar, tiene tres hijos, publicitarios también, aunque lamenta no haber visto crecer a sus hijos y es que la publicidad lo absorbía todo. En esta época de su vida, la pintura, la vida social, los amigos y los nietos son su mayor motivo de disfrute. Su mujer es su mejor crítica y la única a la que deja opinar.

¿Qué le inspira para pintar?

“Mis cuadros son elaborados, soy meticuloso, ordenado, necesito todo despejado y limpio. El dibujo geométrico es una evolución conceptual, trazar las líneas, los bocetos me llevan mucho tiempo, pero me encanta. Nunca me han atraído los paisajes para eso está la fotografía; tampoco he manejado el retrato. Creo que el pintor tiene que aportar creatividad, fuerza, alegría, color, dinamismo. Me gusta que a los demás les gusten mis obras, pero no vivo pendiente de gustar a los demás, lo hago para divertirme pero cada uno tiene su estilo. ¿Mis pintores de referencia? Picasso me encanta, Dalí como cartelista me encanta, Millares, Tapies es para mí una referencia siempre, los espacios, los volúmenes.

¿Qué ha aportado la publicidad a la pintura?

“A mí me ha aportado sentido de la estética, el concepto. He sido cartelista muchos años, antes los bocetos eran pintados y cuando ya se aprobaban las ideas, ya se pasaban de los bocetos a la fotografía pero con la aparición de las redes sociales la publicidad convencional ha pasado a la historia. Empecé pintando en un estudio y ahora pinto en casa porque dispongo de mucho espacio. Lo que más echo de menos de la publicidad es la gente, los compañeros, los clientes, no el trabajo en sí, sino las relaciones humanas. Al final era trabajar entre amigos por la especial relación que se establece con los clientes, en la que hay mucha confianza. Como soy autodidacta me apetece la idea de compartir espacio, ideas e inquietudes, este aspecto de relación humana es lo que más echo de menos. Me lo he pasado muy bien con la publicidad, he sido muy feliz, y ahora estoy muy ilusionado con la pintura y me gusta mi independencia a la hora de pintar”.

Disfruta de esta exposición del 3 al 18 de mayo, de 8:30 hasta las 21:30 de lunes a viernes y los sábados se puede visitar de 9 a 21:30. Aunque la entrada es libre, por ser una sala multifuncional, se recomienda consultar la apertura de la sala mediante correo electrónico a: espaciopozas14@cruzroja.es o bien al teléfono 91 360 96 69.